lunes, 20 de junio de 2016

El hombre moderno y su mundo de fantasía - Erik Raymond

Cada época trae retos particulares para el cristianismo. Entre estos tenemos el hecho de que vivir por fe significa que ponemos las cuestiones fundamentales de nuestra vida y existencia en manos de alguien a quien no podemos ver. En un mundo lleno de experiencias sensoriales, la fe en Dios es un desafío. Pero esto no es nada nuevo, por supuesto. En el primer siglo, el apóstol Pedro le recordaba a su iglesia que a Jesucristo,

“a quien sin haber visto, ustedes lo aman, y a quien ahora no ven, pero creen en Él, y se regocijan grandemente con gozo inefable y lleno de gloria, obteniendo, como resultado de su fe, la salvación de sus almas” (1 Pedro 1:8-9).

sábado, 21 de mayo de 2016

Debemos ser gobernados por las buenas noticias - David E. Prince

Como seguidores de Jesús, cuando observamos nuestra cultura americana no podemos evitar sentirnos turbados por lo que vemos. El matrimonio ha sido legalmente redefinido. Ahora, concordando con la casi unánime declaración de la humanidad, que el usar el sanitario debería ser una actividad específica de género te conseguirá una etiqueta como intolerante. La planeación parental ha sido expuesta vendiendo las partes de bebés asesinados en el útero y ese horror ha sido presentado con un bostezo cultural virtual. La libertad religiosa está bajo ataque y las tenciones raciales se han elevado en varios lugares. Nuestro amor por Dios y nuestro prójimo nos ocasiona sentirnos descorazonados por estos sucesos.

martes, 10 de mayo de 2016

Dos preguntas, una cosa - Paul Tripp

Tengo dos preguntas para hacerte el día de hoy. Me gustaría animarte a que las respondieras honestamente, sin pretender ser más devoto de lo que en realidad eres y, específicamente, sin dar vagas generalizaciones.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Tengo que ser yo - Steve Brown

La oración más peligrosa que puedes hacer (si Dios considera responderla) es: “Dios, muéstrame cómo soy”.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Lucas 5:27 - Devocional

“Después de estas cosas salió, y vio a un publicano llamado Leví, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme” (Lucas 5:27).